Bibliotecología VS Ciencias de la información. Una formidable batalla epistemológica

Uno de los más grandes problemas que tiene la Bibliotecología en su haber y se ha mencionado como unas mil ocho mil veces en el blog, es el grave problema de identidad que sufre. Esta disciplina es llamada de diferentes maneras tanto a nivel internacional como a nivel nacional y también se ha rasgado un poco el tema en las anteriores entradas. Pero, antes de comenzar a describir esta épica batalla, déjenme contarles la forma en cómo llego este pequeño tema a mi blog bibliotecólogo y sobre todo al ojo del enorme huracán de mi curiosidad.

Como ya sabrán, entré a la Universidad hace unas tres semanas y cada clase me ha dejado con un buen sabor de boca y con ganas de saber más y preguntar más a quienes me enseñan a diario. Una de mis materias favoritas, es mi optativa humanística que se llama «Vínculo Bibliotecología-Humanidades». En cuánto leí el programa, supe perfectamente que me ayudaría dentro de mi carrera profesional, porque lo primero que me enamoró de mi carrera, no fueron los libros, ni siquiera la información en sí, fueron los investigadores que vi en el Coloquio y el alto grado de conocimiento que tienen. Al ingresar, tenía tatuada en mi frente:
 

«PERSONA ALTAMENTE CURIOSA ¡ENSEÑE CON CUIDADO!»

Y por desgracia (o fortuna, aún no se sabe lo fatal que resulta esta decisión), en el momento perfecto y con las personas correctas, surgió esa necesidad de averiguar y convivir más por aquellos lares del piso Trece de la Torre de Humanidades II. Así fue como por azares del destino, que en mi primer semestre decidí ser investigadora…. No puedo decir que ahora es un sueño olvidado, pero sí puedo decir que mi forma de alcanzar ese pequeño objetivo ya no es un mapa recto. He tenido tantas experiencias en el campo laboral y en el sector educativo que quiero mantenerme entre estos dos mundos y observar mejor TODO el contexto que lo envuelve. 
 
Verán, no sólo la Bibliotecología está peleada por fundamentos, corrientes o tendencias, tambíen está peleada con la formación educativa (universidad) y la formación profesional (capacitación, etc) Esto se debe, a que la mayoría de los profesionales de la información tienen un serio problema de desactualización. Así que, al final, unos tiran para un lado y otros jalan para el otro y el círculo vicioso continúa. Una vez que expliqué este diminuto detalle que envuelve y estira a la disciplina, incluso a mí me causa conflicto, pero dejemos mis cuestiones personales y volvamos a este pequeño tema de entrada. 
 
Como iba diciendo, mi optativa ataca directamente estos múltiples problemas epistemológicos que la Bibliotecología viene tratando de resolver desde hace algún tiempo. NO me da las respuestas claras, de hecho, me deja con muchas preguntas sin respuesta , quizás hasta la entrega del trabajo final, en el que tendré que poner nombre, color y área de conocimiento a mi disciplina. 
 
Empezamos en la optativa con la sencilla definición de conocimiento, epistemología y paradigma. Ahora, que si quieren entrar más a detalle en cómo todo esto se relaciona con la bibliotecología, recomiendo las publicaciones del Dr. Miguel Ángel Rendón, el cual me ayudó mucho a entender estas cuestiones con una sencilla introducción. Más tarde, empezamos a aventurarnos con la fascinante cuestión de las posturas que se formaron entorno a la Bibliotecología y las Ciencias de la Información. Ésta última, suena muy pomposa para mi gusto, pero después de la clase de hoy, cuesta trabajo entender la diferencia entre la Bibliotecología y las Ciencias de la Información, así que le dediqué esta entrada principalmente para empezar a fijarme una postura.
 
Antecedentes:
 
Bibliotecología: Inicia a partir del S. XX, con la Revolución Industrial empiezan a surgir bibliotecas especializadas las cuales son parte del desarrollo impactante que la sociedad sufre durante este período. Empieza a surgir como objeto de estudio el «fenómeno bibliotecario», el cual logra tomar más fuerza de tal manera que se empieza a investigar más a fondo al usuario y la forma de sacar adelante y de manera funcional a estos centros de información que trataban al libro y usuario como sus principales objetos de estudio. 
 
Ciencias de la Información: Una vez que empezó a ver un creciente desarrollo de producción en información y que ésta se fijaba en nuevos soportes, se empezó a creer en la necesidad de tener una «nueva ciencia» la cual no tratara sólo al libro como fuente de información, sino que englobara a todos los soportes habidos y por haber en este mundo. Por lo que Paul Otlet (1868-1944), convencido de esto, comenzó a emplear términos como documento y documentación, otra de sus grandes contribuciones, aparte de propuestas metodológicas tanto para Bibliografía como para Bibliometría. Con este concepto implementado, se empezó a abrir más el universo para la Bibliotecología, con un pequeñisimo problema. 
 
Se empezaba a ver a la Bibliotecología como obsoleta y poco a poco la Documentación se transformó en una de las más grandes rivales de la Bibliotecología en el área de conocimiento. ¿Por qué la considero una rival para la Bibliotecología? Sinceramente, como bibliotecóloga (o al menos bibliotecóloga en formación) me parece un poco sano fijar mi postura, arraigandome a lo que siempre he considerado mi identidad profesional. No es algo malo realmente, tampoco es algo bueno, pero considerémoslo de esta manera:
 
«Un sajón y un lombardo, vienen del mismo territorio conocido actualmente como Alemania, a pesar de pertenecer a un mismo territorio y tener ciertas bases generales, se peleaban porque para uno tal cosa era tal cosa y para el otro esa cosa era esa cosa. Al final, no podían reconocerse como lo mismo porque se arraigan a posturas diferentes. Regresando a nuestro caso, estas posturas son diferentes en los nombres, en las herramientas y enfoques en los que se construyeron y por lo tanto, aunque vengan del mismo territorio, simplemente les es imposible reconocerse como tal.»
 
Siempre que una corriente vieja choca con la nueva, se crea una ruptura y al volver a tratar de instaurar un flujo continuo, se crea una nueva forma de alcanzar el verdadero conocimiento, el verdadero enfoque de la realidad. Una vez que observamos esta ruptura, vamos a entrar a las diferencias básicas. 
 
Las Ciencias de la Información tiene una fijación y fascinación por entender a la Información, su flujo, su organización, su manejo y sobre todo su estructura y forma de recuperación. Utiliza las nuevas tecnologías para poder lograr estos objetivos, por lo que tiene un enfoque primordialmente práctico. La Bibliotecología no está tan lejos de la practica, pero si tiene cierta resistencia, porque no sólo se ocupa de la Información, se ocupa del usuario, el impacto en la sociedad, el cuidado y el ahorro de tiempo para el usuario. Aquí muestro dos diferencias fundamentales, objeto de estudio y forma de acercarse a él. Además la Bibliotecología reconoce en el usuario como un ente individual y que utiliza la información, sin el factor de negocio como intermediario, mientras que las Ciencias de la información lo ven como un cliente al cual hay que darle Información. El Bibliotecólogo es parte, aunque sea pequeña de la formación del usuario, mientras que las Ciencias son sólo las herramientas para hacerle llegar la información. 
 
Otro punto importante, es la falta de teoría general que tiene las Ciencias de la Información. Mi maestra nos recuerda siempre que la TECNOLOGÍA no es CIENCIA, por lo que carece de esa fundamentación que la Bibliotecología sí tiene, al menos de manera vaga, pero la tiene. 
 
Entonces, ¿cómo quedamos al final? Ciertamente, las Ciencias de la Información han abierto un amplio campo conceptual por utilizar la palabra documento, pero también ( e incluso me encantó este ejemplo de mi maestra), por mucho que TODOS piensen que ser Bibliotecólogo es dedicarse a las bibliotecas y en especial a los libros, cabe mencionar que las RCA2 utilizan todo tipo de capitulos para cada soporte y todos son Bibliotecólogos. Así que ¿Dónde yace la verdadera diferencia? ¿En el usuario? ¿en la práctica? No hay teoría tan fuerte en ninguna de las dos posturas, ¿cómo entonces nombrar a una mejor o más completa que la otra? Falta mucho por investigar, por raspar con ese fragmento de corteza cerebral que puede crear algo intangible para después aplicarlo a la realidad y solucionar problemas con ello, logrando volver esos pensamientos intangibles en teorías hechas y derechas que permitan estar más cerca de una realidad universal. 
 
Dejando eso de lado, comenzaré explicando el cómo se trata de ubicar a estas dos fieras competidoras. Estos lugares, si así podemos llamarlos son: Subordinación, Exclusión e Inclusión.
 
En la Subordinación se ve a las Ciencias de la Información como las Ciencias Naturales y a la Bibliotecología como la Zoología o la Botánica. Es decir, la Bibliotecología está subordinada a las Ciencias de la Información y a mi parecer, esta postura es inadecuada, esto es por las preguntas mencionadas en el párrafo anterior. La Exclusión las vuelve como áreas de conocimiento totalmente independientes, y repitiendo mi parecer, esto queda inadecuado porque ambos a pesar de tener diferentes enfoques tienen en común un objeto de estudio, la información. En cuyo caso, la Inclusión me parece la más pertinente, porque dice que pueden estar en un único espacio, quizás colaborando una con la otra hasta que surjan suficientes leyes como para unificarlas todas, como al final resultó con el territorio germánico (risas).
 
Al final, es cuestión de cómo se va construyendo y que queremos dejar para nuestra profesión. Se necesita de esa dedicación y coraje para delimitar lo que nuestra disciplina trabaja y estudia, porque sin ello, nos topamos con estos problemas que ahora afectan a nuestra imagen social. Los problemas epistemológicos, sí, son una lata, pero son necesarios en orden de poder tener claro al menos una visión y con ello un objetivo. Aparte, que se necesita más coraje para bajarse aunque sea poquito de estas posturas y lograr construir y no sólo decir discursos bonitos (cómo esta servidora se atreve a hacer en el blog). Mi maestra tiene mucha razón, hay que tomar lo que se necesita, pero no por ello hay que llenarnos de toda su esencia, porque entonces ¿qué será de nosotros?.
 
Si dejamos que los informáticos nos absorban, pronto tal vez nos llamen «Informatólogos» y entonces, ¿qué pasará con esa bonita imagen de «caja de libros»? La Bibliotecología, creo yo, decidió preservar ese nombre porque durante milenios se le conoció como fuente de información a los libros, a su casa se le conoció biblioteca y a su cuidador bibliotecario, sea cual sea la cultura que sea, se refleja como una constante y es reflejo de lo mucho que nuestra disciplina ha crecido. Es una identidad y con el tiempo los mismos bibliotecólogos son los que definen si se queda así o cambia a algo más. 
 
Disculpen la pérdida gradual de objetividad, pero quería cerrar esta entrada con esa pequeña espinita llamada «duda». Piensen, lectores ¿quiénes somos? Por mi parte, sólo soy una aprendiz, una devota y activa aprendiz bibliotecóloga. 
 
Gracias por leer a esta activa y curiosa aprendiz, bibliotecóloga y estudiosa de la información.

2 comentarios en “Bibliotecología VS Ciencias de la información. Una formidable batalla epistemológica

  1. Se me hizo muy interesante tu punto de vista. En lo personal, yo tenía bastante mezcladas estas dos disciplinas (no sabía donde terminaba una y empezaba la otra). Me alegra decir que ahora me ha quedado un poco más claro. Me parece bastante increíble que quieras entrar en el ámbito de la investigación, yo por mi parte aún no lo decido (aunque realmente tiene poco tiempo que entré a esta carrera) pero creo que sería increíble estar al frente de una biblioteca. Lo que es innegable es que parte de nuestra labor es difundir información y me parece que tu blog está cumpliendo muy bien esta necesidad PRIMARIA de los bibliotecólogos (aún en los que estamos en plena formación). Pasé un rato muy agradable leyendo tu punto de vista y prometo seguir al pendiente de tus publicaciones.
    Guillo.

    Me gusta

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s