Antecedentes bibliotecológicos en México parte II

En la última entrada sobre antecedentes, descubrimos que existían los tlacuilos, amoxtlis y amoxcallis, los cuales son guardianes del conocimiento en México y los principales productores de material intelectual y los transmisores del mismo a todo el pueblo. Pero ¿qué pasa durante la Colonia? Es una época en la que se intentó exterminar por completo esas raíces y después se intentó aprovechar las mismas para poder llegar a los habitantes, con estos recursos se pretendía evangelizar a estos indígenas que realizaban sacrificios humanos y demás rituales del «diablo» (aquí pongo un paréntesis para tener más claro el panorama en el que los situó, estoy hablando de la transición entre la Edad Media y el Renacimiento, por lo que este choque de opuestos causa muchos dilemas y sobre todo una nueva etapa de la historia en la cual se da un gran paso dentro de la misma) Por lo que, con este choque de pensamientos y de la estructuración de una nueva sociedad basada en el comercio y no en el poder eclesiástico, América se presenta perfecta para recuperar las «almas perdidas» por los movimientos impulsados en contra del poder religioso.

Gracias a la imprenta, se comenzó a aumentar la producción de libros y con ello empezó a haber un desarrollo en las temáticas, las cuales causaban revoluciones en la forma de pensar y de vivir de la sociedad, ayudando a que la Edad Media se quedara atrás para recibir al Renacimiento. Las temáticas de los libros, se diversificaron y empezaron a dejar atrás a la religión, lo que a la Iglesia no le agradaba y vio la oportunidad de evitar esta evolución del pensamiento en América, gracias al control estricto que exigían que el pueblo cumpliera. Sin embargo, debido a la alta demanda de libros de caballerías, protestantes, científicos y a las enciclopedias que comenzaban a tomar fuerza, se comenzó a formar un contrabando de libros, por pequeñas tiendas de libros llamadas también librerías. Al principio solo se publicaban los títulos de libros que estaban prohibidos vender o adquirir, después fue aumentando mas este control a tal grado de llegar a inspeccionar barcos, prohibir la venta de libros en puertos, la quema de libros, la censura de ciertos párrafos y la instalación de aduanas como la Casa de Sevilla, en donde después de una revisión de los contenidos y libros que traían de Europa, se enviaban a bibliotecas conventuales para ser guardados en el «Infierno».

Ahora, ya que estaba bastante controlado el acceso y adquisición de los materiales, uno pensaría que no hubo un gran avance, sin embargo, comenzaron a surgir catálogos para tener una idea sobre los materiales que se tenían en la Nueva España y también se tenia a un bibliotecario para la conservación de estos materiales, aunque era un estudiante de las escuelas bajo el cuidado de monasterios y el poder eclesiástico y no tenían una formación buena, en cuanto al manejo y organización, ciertamente ayudaron a mantener un registro de estos materiales  y por lo tanto, a mantener las labores bibliotecarias en la época Colonial.

Lo anterior fue un pequeño resumen de la actividad bibliotecóloga más destacada en ese periodo de la historia de México, porque después pasa mucho tiempo en las actividades que se ejercieron aquí en México y esto se debe al continuo saqueo y falta de organización del país por los constantes conflictos entre castas, partidos y demás factores políticos que llevaron a que los materiales bibliográficos cayeran en el olvido por un largo tiempo, manteniéndose solo por las colecciones privadas de ciertos pensadores y personajes cultos que albergo nuestro país.

Como reflexión solo me llevo que efectivamente, la formación de aquel que esta encargado de un centro de información o una biblioteca ayuda mucho a que esta funciones adecuadamente a los propósitos con los cuales fue creada y pese a que la Colonia trato de mantener sus bibliotecas activas a flote, en el presente es muy difícil poder dar seguimiento a estos recursos porque no se tenia un estricto y organizado control sobre ellos. Solo con el pasar de los años y a través de muchos esfuerzos colectivos y personajes que llamaron la atención sobre estos elementos básicos para la conformación y estructura de una sociedad.

Sin más por el momento me despido con una disculpa por no respetar el itinerario y publicar un día después. Así que, ojala y disfruten esta entrada pequeña pero llena de información esencial sobre la época de la Colonia y el bibliotecólogo.

Gracias por leer a esta Aprendiz de la Información.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s